18 de marzo de 2010

Amélie y su mundo



Ésta mañana escuché en la radio el vals de la película de Amélie,y después de todos éstos años desde que la vi, sigo recordando a ésta dulce chica que aún estando dentro, se encuentra fuera, como en el cuadro de Renoir que pinta su vecino, el que tiene los huesos de cristal. Como disfruta de las cosas sencillas, hacer rebotar las piedras en el agua, el tacto suave de las legumbres que vende el insensible tendero al que gracias a un apuntador Amélie le contesta diciéndole que es peor que una alcachofa, porque al menos la alcachofa tiene corazón...

Os traigo este trocito de Amélie para que disfrutéis de unos momentos llenos belleza...y preguntaros ¿que os gusta a vosotros?
Yo disfruto recogiendo piedras con formas o dibujos bonitos, me encanta tocar las texturas de los papeles y las telas, el olor a ropa limpia y recién planchada y los helados de leche merengada...